Marzo 25, 2015

EN LA COLONIA PENITENCIARIA (Y no es Kafka)

 

ASÍ LA “JUSTICIA” DEJA MORIR EX UNIFORMADOS  EN ARGENTINA

 

“La muerte causa menos dolor que la espera de la muerte."
                                  (Ovidio, Heroides: Ariadna ad Teseum)

 

TIEMPO:                          Mes de abril de 2013

LUGAR:                           Penal Policial…Rosario… Provincia de Santa Fe…ARGENTINA

VÍCTIMA FALLECIDA:      Sub.Oficial Mayor (RE) DIEGO PORTILLO

EDAD:                             63 años

A DISPOSICIÓN:              Juez Federal Instrucción de Rosario Dr. MARCELO MARTIN BAILAQUE

 

IMÁGENES FOTOGRÁFICAS CLANDESTINAS EN LA PRISIÓN.

Luego de la muerte en prisión del ex médico de la Policía de la Provincia de Buenos Aires ALDO ANTONIO CHIACCHIETA, a quien en las pasadas fiestas navideñas junto con otros buenos samaritanos lo ayudamos en sus crisis nocturnas afectado de incontinencia urinaria (cáncer de vejiga), glaucoma y varias enfermedades más, el  ex policía (R) de la Provincia de Santa Fe JULIO CESAR NAST quien  más lo asistió, ayudó y contuvo, me contó esta historia similar y  no  menos lamentable.  Ocurrió en el año 2013 en su provincia, y también  tuvo activa participación en la misma. Las tomas fotográficas a pesar de ser deficientes dada su clandestinidad, no dejan de mostrar el drama de lo que se vivió. Así en una de ellas podemos ver a la señora PORTILLO, sosteniendo a su esposo que se encuentra totalmente inerte. Todo ocurre dentro de un calabozo, frente a un rosario con su cruz, que cuelga en la pared. Esto se repite una y otra vez y  “no quieren saberlo” nuestros ciegos, sordos y mudos, políticos, miembros del poder legislativo y judicial, como así tampoco la prensa. Con su silencio son simples cómplices del relato. Si el país no se radicaliza y vuelve al respeto a la Constitución y las leyes, en el futuro que explicaciones darán?   

 

HISTORIAS DESDE LAS SOMBRAS 

 

 

Diego Portillo teniendo una imputación por Tormentos, en los años 70, es detenido en el año 2010. Con prisión preventiva, en el año 2011 se le descubre cáncer de páncreas negándosele el arresto domiciliario. Se lo atendió medicamente en forma deficiente, siempre alojado en el Penal Policial. En abril del 2013 dado su estado de inconsciencia permanente, ex uniformados con imputaciones similares y otros por delitos comunes, previa toma en forma clandestina de fotografías que ilustran el evidente grado de deterioro del prisionero (se adjuntan 3 tomas)  firmaron una Petición Humanitaria. Cuando Portillo fue enviado a su domicilio con arresto, ya era tarde,  murió pocos días después. No llegó a ser juzgado.  Denunciado el hecho ante la Justicia, esta a la fecha no emitió dictamen  ni tomó medida alguna. Dado el tiempo transcurrido, seguramente ya no lo hará.

POR QUÉ LO DIFUNDO Y LO CUESTIONO?

   

Porque  viendo como me imputaron a mí, dudo de todo. Porque veo, palpo, escucho y huelo lo que pasa a mí alrededor.

 Porque la prisión no tendría que ser el lugar para morir. Bueno lo es solo para los que tienen imputaciones como la mia.

Porque mientras se hable de justicia, derecho a defensa, asistencia humanitaria y mil palabras huecas que hoy se usan sin pudor alguno, no tendrían que existir imágenes tan promiscuas, como es la agonía en una celda. Porque tendríamos que dejar de mentir y  dejando de ser hipócritas se dictaminara: “Ud. está condenado a vivir y morir en una celda, porque  así lo decidió la sociedad" 

 Eso si tendríamos que comenzar a aplicárselo a los grandes responsables de nuestros grandes males y no que ellos gocen de su mal ganado bienestar, y nos den clases de moral, mientras fabrican pobres a diestra y siniestra. Evidentemente toda una Utopía 

Porque ningún ser humano, sea quien sea, merece perder su razón o morir sin que sus seres queridos sostengan su mano y lo acompañen hasta el final  Por él y  por los que quedan y por lo que contaré. 

                                                                                                                                                                           

                                                                                                         

NI EL BIEN NI EL MAL. TODOS SOMOS IGUALES ANTE LA MUERTE  

 

 Esto me ocurrió y sin dudas me marcó, en 1986. Siendo Jefe de la Brigada de Investigaciones de Tigre,  tuvimos la desgracia que miembros de una banda que operaba en Brasil y  Argentina, redujera, secuestraran y dieran muerte a un oficial joven de mi equipo. Un mes después logramos localizarlos y al intentar detenerlos hubo resistencia. Aparte de las armas de puño, tenían una ametralladora UZI robada, por lo que hubo muchos disparos. Cuando estos terminaron,  había tres delincuentes abatidos, uno de ellos todavía estaba vivo. A pesar del rechazo que sentía, me agaché junto a él y comprobé que estaba muriendo también. Me buscó con sus manos, y a pesar de todo, me apiadé y se las tomé con una de las mías. En ese momento creo que me miró a los ojos,  llamó – mamá – me soltó y expiró. Seguramente  se había retrotraído a su infancia. Cuando me paré, entre el aturdimiento producido por los disparos, y los efectos de la adrenalina, pensé en  el oficial muerto, en su viuda a quien solo había entregado una bandera Argentina de poco valor, y en que yo le había brindado a un delincuente lo que seguramente ellos no le brindaron a Álvarez. Tenía en mi mano, y el puño de la camisa, manchas de su sangre. Hoy han transcurridos casi 30 años, y puedo confesar sin avergonzarme, que si no fuera porque estaba presente el personal seguramente hubiera llorado. En ese momento no sabía dónde estaba el bien, y donde el mal y mucho menos por qué en la vida, ocurrían estos innecesarios dramas humanos, frente a los cuales estábamos solo nosotros. Al día de hoy lamentablemente, sigo sin saberlo.  

 

Claudio Kussman

EL PRINCIPIO DEL FIN

 

Una vez más, estas fotos tomadas de manera clandestina, pueden ser un factor de riesgo para mi, pero no me permitiría no dejar de exponer semejante acto de crueldad, aun se empeorara mi condición de caminante en el corredor de la muerte, que, debo ser franco, es un hecho. Este detenido, solo ayudado por su esposa se enfrenta a un destino que grupos terrorista no pudieron forzar, y es la muerte. Tarea que es ahora bien perpetrada por los jueces.

La Curiosa Sentencia a

Lucio Cesar Nast

DEDICADO AL FALLECIDO POLICÍA DE SANTA FE, DIEGO PORTILLO.

 

                     El 6 de Agosto del 2015, a través del prisionero Lucio Nast, quien debió comparecer al Juzgado N° 4 de Rosario del que es titular  el Dr. MARCELO MARTÍN BAILAQUE, tuve la oportunidad de hacerle llegar al mismo una “conceptuosa” nota. La acompañaba  una copia de mi solicitada publicada en el diario La Nueva, de Bahía Blanca el 22 de febrero ppdo.  y mi invitación a  visitar esta página. Tengo casi la seguridad que la misma le dará una visión mas amplia y perspicua de lo que realmente acontece, ayudándolo así en la toma de sus “sabias” decisiones.

                    Viendo la copia de dicha nota, con el sello de recepción del juzgado, de inmediato viene a mi memoria imágenes de su visita a esta Unidad Penal en los primeros días de julio ppdo. Era acompañado por su secretario el Dr. PABLO ROMÁN LANZÓN y los fiscales  GONZALO ESTARA y ADOLFO VILLATE, sus lastimosos pormenores  ya los relaté. Lamentablemente también se suceden las tristes imágenes de DIEGO PORTILLO, policía de la Provincia de Santa Fe, al que no conocí y  quien muriera detenido a su disposición. A él y a los mas de 300 prisioneros ya fallecidos en prisión, dedico estas breves líneas. Son parte de lo que una inmensa mayoría no  quiere ver, oír, ni hablar.  

.