Enero 24, 2016

HISTROMISMO

 

-Aburrimiento y diversión-

 

El show business, la farándula, el ambiente artístico, los mediáticos, las figuras públicas o como deseemos llamar a la gente que se dedica al espectáculo siempre ha dado mucha tela para cortar y mucho escándalo para comentar con el agregado del morbo que tanto excita a una gran parte del público llamado a veces como "soberano" porque son los que dan rating o compran entradas que son al fin y al cabo las coordenadas que decretan el éxito, el fracaso y la posible comercialización de esas personas que siempre están en el centro de la escena en el contradictorio mundo del show.

Matrimonios que parecen perfectos y armoniosos de pronto se ven envueltos en adulterios, divorcios escandalosos, batallas legales con hijos como rehenes y muchas veces conflictos rubricados con violencia física. Ídolos populares destruidos por las drogas y el alcohol, carreras arruinadas por problemas psíquicos, por apoyar gobiernos o por estar en contra de ellos, desastres físicos por cirugías mal hechas, dietas suicidas, ingesta de anabólicos para parecerse a Hércules en el caso de los hombres o a Venus -con brazos- en el de las mujeres.

La búsqueda de la eterna juventud para seguir siendo contratados para papeles protagónicos pues ya se sabe que aquello de hacer de Margarita Gauthier -*La dama de las camelias*- a los sesenta como las divas de antaño ya no se usa, la desesperación ante la pérdida de vigencia y por lo tanto la falta de ofertas laborales suele sumergir al famoso en delirios de persecución, paranoias y resentimiento cuando no en refugios en religiones, sectas o disciplinas esotéricas que pueden incluir platos voladores, extraterrestres y demás delirios.

Todo esto no es nuevo, ya en la década del *veinte en Hollywood*,

un cómico popular del cine mudo preferido por los niños y también

por las amas de casa llamado Fatty Arbuckle se vio envuelto en un

escándalo que consistió en ubicarlo en una orgía en un hotel de lujo.

Suceso que culminó con la muerte de una aspirante a estrella menor

de edad que falleció por una salvaje violación perpetrada según testigos

por el cómico.

Éste hombre pasó por varios juicios y aún sin pruebas contundentes de

su culpabilidad y a pesar de la protección que trataron de proporcionarle

los productores para quien trabajaba promoviendo grandes ganancias con

sus películas, no fue a la cárcel, no obstante, fue condenado por la sociedad,

desapareció del mundo del espectáculo y algunos años más tarde se

reincorporó a la industria como guionista y con otro nombre luego de pasar

por un período de alcoholismo y decadencia física y mental.

Hoy en día se agrega al escándalo una serie de especialistas que desfila por los programas de televisión hablando de todos los temas habidos y por haber, en algunos casos con autoridad y conocimiento de causa y en otros con una superficialidad que asusta y que en muchas ocasiones en lugar de ayudar a prevenir males derivados del comportamiento erróneo del famoso, *crean una morbosa tendencia a la imitación de esos comportamientos por la peligrosa atracción de los abismos*.

Como buen adulto mayor que Soy, garabateo y añoro aquella prensa del corazón que hablaba de romances de estrellitas con estancieros o industriales y mostraban a las figuras en casas suntuosas que a veces eran alquiladas para dar más categoría…

“Quizás, se extraña aquella vida pública que no develaba el horror privado”

"Me aburro"

Basta con que un chico pronuncie esta frase para que sus padres sientan que fracasaron como tales. Y correrán a fabricar o comprar diversión. La palabra aburrimiento, así como la misma idea, y más aún la experiencia de esa sensación deben ser apartadas del horizonte existencial.

La vida debe ser servida, y consumida, como una apetitosa fuente de diversión…

¡Qué festivo!

Cuéntame algo divertido…

¿Te amenizaste?

Ven a divertirte. Diversión asegurada. Nos rodean frases e invocaciones de este tipo. Sin embargo, acaso tenía razón el implacable y agudo filósofo y matemático inglés *Bertrand Russell*, cuando afirmaba que la capacidad de tolerancia al aburrimiento es esencial para alcanzar momentos de felicidad…

"La vida de los grandes hombres, decía Russell, sólo fue emocionante

durante unos pocos minutos trascendentales. Una generación que no

soporte el aburrimiento será, una generación de escaso valor"

Fastidio y regodeo son opuestos complementarios…

¿Cómo reconocer a uno sin haber experimentado el otro?

Ocurre lo mismo con la luz y la oscuridad, con el frío y el calor, con lo

áspero y lo suave, con el amor y el odio, con la tristeza y la alegría -que

no debe ser confundida con diversión-, con el desasosiego y la esperanza,

con la aspiración y la exhalación, con la actividad y el reposo.

La vida entera es un movimiento pendular entre opuestos complementarios.

Como tales, se necesitan mutuamente. Uno le da existencia e identidad al otro.

Sin el aburrimiento, la diversión sería una patológica manía, sería un pantano

de tedio existencial.

La diversión permanente termina por ser divergente. *Dispersa*. Impide poner el foco en temas del mundo interno que piden atención y cuidado. Es un punto de fuga. El aburrimiento nos concentra en ideas que no tenían espacio para expresarse y ahora emergen, nos propone interrogantes que hace tiempo esperan respuesta.

El escritor uruguayo Mario Levrero, hombre versátil y creativo, entre su exquisitos libros se encuentran *La banda del ciempiés*, *La novela luminosa* y *Dejen todo en mis manos*.

Señalaba sobre esta última fábula…

"Tengo pruebas de que una vez que consigo entregarme a esos

aburrimientos espantosos, la buena actividad surge por sí sola,

como un reclamo natural del cuerpo, como una consecuencia

natural y lógica. Vale la pena llegar al aburrimiento, tocar fondo

en él, porque de ahí nacen los impulsos correctos"

La afirmación de Levrero autoriza a sospechar que de no haber

sido porque sus creadores pudieron, supieron y se permitieron

importunar, muchas valiosas producciones humanas, *en el arte,

la ciencia, la filosofía, la técnica y otros campos*, no existirían.

La vida fluye en dos movimientos…

“Uno de contacto con el mundo, con la gente, con el acontecer,

que sería en éste caso la diversión, y otro de retiro, silencio,

apaciguamiento, en éste modelo el aburrimiento”

Ambos necesarios, como lo son la sístole y la diástole para el funcionamiento del corazón…

“Temerle al aburrimiento, huir obsesivamente de él, puede privarnos de reveladores momentos de intimidad, de auto-comprensión”

Y, curiosamente, también puede llevarnos a un círculo vicioso, que Freddy Mercury, el incomparable e inolvidable cantante de Queen, describía así…

"A veces pienso que debe haber más en la vida que correr todo el tiempo como un loco, para terminar aburriéndose"

“Y, de tanto huir, en fin, llegamos al mismo lugar, y continuando aburrido y compartido, quizás, nazcan conmovedoras revelaciones”

 

Dr. HUGO JOSÉ NARANJO.-

*Elogios de la seriedad*

N.N./e.d.l.s.

-El Pulso del Columnista, fan de los contenidos con convicción irrebatible-

-Y escritor de cartas y narraciones de sueños –

“Pasión-Paciencia-Perseverancia”

“Él nunca pudo tener una vida familiar, una pareja, no le concernía hacer

mucho contacto con otras personas y era bastante reservado para sí mismo”

“Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que

mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral”

“Doctorado honoris causa y Máster - MBA Nacional e International.

“Executive en Dirección de Proyectos y Empresas”

-Soy Nadie -